STORMY RED

Concha Vidal

 

 

La performance como ritual de paso ,como acción poética en la que el alma se transforma inevitablemente.Como realización escénica que no pide ser entendida o interpretada sino experimentada.

Stormy red habla de muchas cosas ,entre ellas ,la transición del discurso opresor a la genuinidad del propio discurso.

La sociedad patriarcal ,como elemento limitador en el a veces agotador ejerciciode la propia libertad.

 

Concha Vidal

  Stormy Red ofrece una mirada,la mirada de las mujeres que han adquirido la mirada, regresa de la experiencia. La experiencia adquirida tras el pasaje iniciático por el que las mujeres aprenden su diferencia, su desigualdad, su pertenencia a uno de los dos géneros.De los amados que se deshacen en el baile de los días, de las mujeres abrazadas a muñecos de trapo, de mujeres con las manos llenas de vacío, indomables en su fragilidad, decididas en triturar todo ese mundo fálico, para dejar de ser el objeto de esas miradas, el objeto sin ser, poco más que nadie. Mujeres que ascienden, a pesar de todo, lastimosamente, con la carga del patriarcado, y son contrariadas y repelidas por la mujer vestida de hombre, seguramente, el paradigma más esperpéntico de las mujeres convenientes,las que se asignan el cometido de proteger el imperio del patriarcado. Mujeres que huyen del lugar que deben ocupar en la pareja, en la vida conyugal, en la experiencia amorosa, en la maternal...   Mujeres que buscan su sentido en otro lugar. Que se buscan.

  La belleza insólita que aparece tras el ritual del abandono, más allá del desengaño y de la espera, en los límites inconmensurables del silencio en el que se confina a las mujeres inconvenientes que no juegan su rol. Cuando sobreviene la ceremonia de la enajenación. Cuando el propio cuerpo se percibe como una presencia extraña, un cuerpo desgajado de la conciencia, un cuerpo vaciado de identidad, sin deseo, sin tiempo, sin lugar. Como un ser desdoblado con una existencia ajena. Pero, desnudo, liberado, desamordazado, salvaje, capaz de todo.Un cuerpo sin límites.           MºAntónia de Castro